DOS PÁJAROS

Los cuentos populares del mundo transmiten valores universales que no entienden de fronteras ni de culturas, por eso sus lectores pueden ser tanto los más pequeños de la casa como aquellos que ya no lo son tanto.

A través de estos cuentos nuestros niños aprenderán también a valorar otros países y otras culturas, porque se ama lo que se conoce.

En este caso os presento un cuento tradicional de la República Democrática del Congo.

Captura de pantalla 2015-12-13 a la(s) 12.41.39

Koffi y Mivek eran dos amigos que vivían en una remota aldea del Congo, en el corazón de África. Un día, deseosos de demostrar que ya no eran niños, salieron del poblado a poner trampas para cazar aves, porque un joven bantú se consideraba adulto cuando sabía construir su propio arco y tendía trampas con la habilidad suficiente para atrapar a un animal. Así que prepararon sus trampas de forma muy cuidadosa, las colocaron en unos arbustos y después se marcharon. Cuando volvieron al día siguiente, en la trampa de Mivek había caído una paloma. Pero en la de Koffi, menos afortunado, solamente había una araña. Al verla, la liberó con mucho cuidado para no dañarla y la dejó marchar. Al día siguiente Mivek tuvo de nuevo la suerte de su parte y en su trampa había una gallina de Guinea muy gorda. Koffi, en cambio, sólo encontró un relámpago enredado en las cuerdas de su trampa. También esta vez lo liberó cuidadosamente para que regresara al cielo, porque todos sabemos que los relámpagos no se pueden comer.

Poco tiempo después, el rey de aquel lugar llamó a los dos muchachos y les pidió que cortaran y molieran algunas piedras para él. Los jóvenes sabían que éste era un trabajo difícil, que sólo los picapedreros podían hacer bien porque para que la piedra se pudiera moler se necesitaba hacer un corte muy preciso.

Mavik, el chico que había tenido suerte con las trampas, picó y picó la piedra hasta partirla, pero no consiguió molerla completamente.

Koffi, el muchacho que siempre había sido desafortunado en la caza, se acordó del relámpago, lo llamó y le preguntó si le podía ayudar a cortar y moler las piedras. Entonces el relámpago, acordándose de cómo el chico le había liberado de la trampa, vino con su estruendoso sonido y descargó repetidamente su poder contra las piedras hasta que se convirtieron totalmente en polvo.

Un tiempo más tarde, el rey se encaprichó de una estrella del cielo y le pidió a los dos chicos que se la trajeran. Ninguno de los dos sabía como llegar tan alto, pero Koffi se acordó de la araña y le preguntó si podía ayudarle. Naturalmente la araña dijo que sí y tejió una telaraña tan grande y resistente que cubrió la distancia entre la tierra y el cielo. Luego, subió y subió hasta alcanzar una estrella para que Koffi se la entregara al rey.

El rey se puso tan contento con su nueva estrella que pensó en recompensar a Koffi de alguna manera, así que decidió regalarle muchas vacas y grandes cestos llenos de comida. Así, el muchacho que había sido desafortunado con las trampas, ahora de pronto se había convertido en un hombre rico.

Con todas estas vacas, Koffi pudo pagar la dote para casarse con Asima, la muchacha de la que estaba secretamente enamorado. Con la comida que le había regalado el rey y la cerveza de mijo que prepararon las mujeres, dieron una gran fiesta para celebrarlo. Ahora el hombre con suerte era él, porque Mavik, el cazador afortunado, se había comido los dos pájaros y ya no tenía nada.

La generosidad de Koffi liberando de la trampa a la araña y al relámpago tuvo, sin duda, su recompensa.

Reflexión para los más pequeños

En la naturaleza hay una ley que dice que lo que se siembra se recoge. Si se siembra una patata se recoge una patata. Koffi fue generoso y recibió generosidad.

¿Eres de los que dan a los demás o de los que siempre esperan recibir sin dar?

¿Eres de los que estudian o de los que quieren tener buenas notas sin estudiar?

Recuerda: si quieres recibir, primero tienes que dar. Puede que a veces parezca que das y no recibes nada; pero como en el cuento, el afortunado, finalmente, fue Koffi.

Reflexión para los mayores.

Aunque aparentemente uno de los muchachos fue más afortunado al encontrar por dos veces consecutivas una presa en la trampa, detrás de lo aparente, a veces, hay otras muchas realidades; por eso, ante las contrariedades o las dificultades de la vida, lo mejor es ser positivo, porque nunca sabemos qué nos pueden deparar. Lee esta antigua leyenda y lo comprobarás.

Se cuenta que un campesino chino tenía un caballo. Un día se le escapó, así que sus vecinos vinieron a decirle: “¡Qué mala suerte!”

Pero él contestó: “Puede ser, puede ser…”

Al poco tiempo el caballo volvió encabezando un grupo de dieciséis caballos salvajes. Y los vecinos vinieron a decirle: “¡Qué buena suerte!”

A lo que el campesino contestó: “Puede ser, puede ser…”

Intentando domar a uno de los caballos, el hijo del campesino se cayó y se rompió una pierna. Y entonces vinieron de nuevo los vecinos: “¡Qué mala suerte, ahora no tienes quien te ayude!”

“Puede ser, puede ser…” contestó el campesino.

Al día siguiente apareció el ejército del emperador reclutando jóvenes para la guerra, pero no pudieron llevarse al hijo porque tenía la pierna rota.

De nuevo los vecinos vinieron a decirle: “¡Qué buena suerte!” A lo que el campesino contestó nuevamente: “Puede ser, puede ser…”

 

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Captura de pantalla 2015-12-13 a la(s) 12.22.26

La República Democrática del Congo está situada en el corazón de África. El ecuador atraviesa su territorio, con lo cual un tercio del mismo está en el Hemisferio Norte y los dos tercios restantes en el Hemisferio Sur.

Es uno de los países de mayor diversidad biológica del planeta, con regiones de sabana, grandes lagos y selva (la segunda más grande del mundo después del Amazonas). Tiene más especies de pájaros y de mamíferos que cualquier otro país africano. El río Congo, que recorre el país, es también el segundo río más caudaloso del mundo. Cinco de los parques naturales del país están catalogados como Patrimonio de la Humanidad.

El Congo tiene grandes recursos naturales, entre ellos minas de oro, de diamantes y de coltán, que se usa para la fabricación de móviles y ordenadores. Lamentablemente, las guerras, la mala gestión económica y la inestabilidad política la han convertido en uno de los países más pobres del mundo.

 

Versión en Euskera.

Traducción Kontxi Urio Berasategi

BI TXORI 

Captura de pantalla 2015-12-13 a la(s) 12.41.39

Koffi eta Mivek lagunak ziren eta Kongoko herrixka batean bizi ziren, Afrikako erdi-erdian. Egun batean, jadanik haurrak ez zirela adierazi nahian, herrixkatik atera ziren, hegaztiak harrapatzeko tranpak jartzera; izan ere, bantu gazteak heldutzat hartzen baitira bere arkua egiteko gai direnean eta animalia bat harrapatzeko tranpak egiteko nahikoa trebetasuna dutenean. Horrela, tranpak poliki prestatu eta zuhaixka baten gainean jarri eta gero, alde egin zuten. Hurrengo egunean itzuli zirenean, Miveken tranpan uso bat zegoen harrapatuta. Koffiren tranpan, berriz, armiarma bat besterik ez zegoen. Ikusi zuenean, poliki-poliki askatu zuen eta aske utzi zuen, minik har ez zezan. Hurrengo egunean, berriro izan zuen Mivekek zortea eta Gineako oilo potolo bat zegoen bere tranpan. Koffik, berriz, tximista bat besterik ez zuen aurkitu, tranpako soken artean nahaspilatuta. Orduan ere, eta zerura itzul zedin, aske utzi zuen, denok baitakigu tximistek ezin dutela jan.

Handik pixka batera, bertako erregeak bi lagunei deitu zien eta beretzat harri batzuk ebakitzeko eta txikitzeko eskatu zien. Gazteek bazekiten oso lan zaila zela eta harginek bakarrik egin zezaketela ondo lan hori, harria txikitu ahal izateko oso ebaki zehatza egin behar baita.

Mivekek, tranpekin zorte ona izan zuen mutila, txikitu eta txikitu egin zuen harria puskatu arte, baina ez zuen lortu erabat ehotzea.

Koffik – ehizan beti zorigabekoa izan zen mutila – tximista gogoratu zuen eta galdetu zion ea lagunduko zion harriak ebakitzen eta ehotzen. Orduan, tximistak gogoratu zuen nola askatu zuen mutilak tranpatik eta, zarata handia eginez, bertan azaldu eta indar guztia bota zuen harrien kontra, erabat txikitu arte.

Beste egun batean, zeruko izar bat nahi zuela esan zuen erregeak, eta zerutik jaisteko eskatu zien bi lagunei. Ez batak ez besteak ez zekien nola ailegatuko ziren hain gora, baina Koffi armiarmaz gogoratu zen eta hari laguntza eskatu zion. Dudarik gabe, baietz esan zion eta sare bat josi zuen armiarmak, eta zeruraino ailegatu zen armiarma-sarea, hain zen haundia eta sendoa. Gero, saretik igo eta izar bat hartu zuen Koffik erregeari eman ziezaion.

Oso pozik jarri zen erregea bere izar berriarekin eta nolabait Koffi saritu behar zuela pentsatu zuen; hortaz, behi asko eta janariz betetako saskiak oparitzea erabaki zuen. Horrela, tranpetan zori txarra izan zuen mutila, bat-batean, gizon aberatsa bihurtu zen.

Behi horiekin guztiekin ordaindu zuen Koffik ezkonsaria Asimarekin ezkontzeko – isilean maiteminduta zegoen neskarekin -. Gero, jai bikain bat antolatu zuten ospatzeko, erregeak oparitutako janariarekin eta emakumeek egin zuten artatxiki garagardoarekin. Koffi zen orduan zorioneko gizona, izan ere, Mavikek – zorioneko ehiztaria – jan egin zituen bi txoriak eta dagoeneko ez zeukan ezer.

Koffiren zintzotasunak armiarmari eta tximistari laguntzera bultzatu zuen eta, dudarik gabe, merezitako saria izan zuen azkenean.

Gaztetxoentzako gogoetak.

Badago naturan lege bat ereiten duguna jasotzen dugula esaten duena. Patata bat ereiten baduzu, patata jasoko duzu. Koffi-k eskuzabaltasuna jaso zuen eskuzabala izan zelako.

Zu ere eskuzabala al zara? Edo beti zaude emango dizutenaren zai, ezer eman gabe?

Ikasle ona al zara? Edo ezer ikasi gabe nahi al dituzu nota onak izan?

Gogora ezazu: jaso nahi baduzu, lehen eman beharko duzu. Batzutan irudituko zaizu eman besterik ez duzula egiten eta ez duzula ezer jasotzen, baina, ipuinean bezala, Koffi izan zen zorionekoa.

Helduentzako gogoeta.

Itxuraz, mutiletako bat izan zen zoriontsuagoa bi aldiz segidan aurkitu zuelako animalia bat tranpan, baina, itxuraren atzean, batzutan, beste errealitate batzuk egoten dira. Horregatik, bizitzaren oztopoen aurrean, baikor izatea da egokiena, ez baitugu sekula jakingo zer gertatuko ote den. Irakur ezazu ondorengo kontu zaharra eta ikusiko duzu.

Bazen behin nekazari txinatar bat. Nekazari horrek zaldi bat zuen eta, egun batean, ihes egin zion. Orduan, bizilagunek esan zioten: Hori zoritxarra!

Eta berak erantzun zuen: baliteke, baliteke…

Handik gutxira bueltatu zen zaldia, berarekin batera 16 zaldiko taldea zeramala. Eta bizilagunak joan zitzaizkion esatera: Hori zorte ona!

Orduan, nekazariak zera erantzun zien: Baliteke, baliteke…

Egun batean, zaldietako bat hezi nahian, nekazariaren semea zalditik erori eta hanka hautsi zuen. Eta berriro joan ziren bizilagunak esatera: Hori zoritxarra! Nork lagunduko dizu orain?

Baliteke, baliteke… erantzun zuen nekazariak.

Hurrengo egunean enperadorearen armada azaldu zen gerrarako gazteak biltzera, baina ezin izan zuten nekazariaren semea eraman, hanka hautsita zuelako.

Berriro joan zitzaizkion bizilagunak esatera: Hori zorte ona! Eta nekazariak berriro erantzun zuen: baliteke, baliteke…

KONGOKO ERREPUBLIKA DEMOKRATIKOA

 Captura de pantalla 2015-12-13 a la(s) 12.22.26

Kongoko Errepublika Demokratikoa Afrika erdiko herrialdea da. Ekuadoreak zeharkatzen duenez, lurraldearen herena Ipar Aldeko hemisferioan dago, eta gainerako bi herenak Hegoaldeko hemisferioan.

 

Biologia-aniztasun haundia dauka: sabanako eskualdeak, aintzira haundiak, eta munduko oihana haundiena, Amazonasekoaren atzetik. Hegazti eta ugaztunen aniztasuna ere Afrikako garrantzitsuena da. Kongo ibaiak – munduko II. Ibai emaritsuena – herrialdea zeharkatzen du. Kongoko bost natura-parke gizateriaren ondare moduan izendatu dituzte.

 

Kongok natur baliabide ugari ditu: urre, diamante eta koltan-meatzeak. Koltana telefono mugikorrak eta ordenagailuak egiteko erabiltzen da. Zoritxarrez, gerrek, kudeaketa ekonomiko txarrak eta ezegonkortasun politikoak munduko herrialde pobreenen artean kokatu dute.

 

Related Posts

Leave A Comment